EL PAÍS

El fantástico Francis Hardy, curandero